Segundo tiroteo en dos días en EU deja dos estudiantes muertos en Iowa

Dos estudiantes han muerto este lunes y un profesor ha resultado herido en lo que la policía dijo que fue un “tiroteo selectivo” en una escuela de Des Moines que se dedica a ayudar a los jóvenes en situación de riesgo.

Tres sospechosos fueron detenidos después. El tiroteo se produjo en un programa educativo llamado Starts Right Here, afiliado al distrito escolar de Des Moines.

La policía dice que los equipos de emergencia fueron llamados a la escuela, que se encuentra en un parque empresarial, justo antes de las 13.00, hora local.

Los oficiales llegaron y encontraron a dos estudiantes gravemente heridos, y comenzaron la reanimación cardiopulmonar de inmediato. Los dos alumnos fallecieron en el hospital. El profesor herido se encuentra en estado grave y será operado este mismo lunes por la tarde.

Unos 20 minutos después del tiroteo, la policía dijo que los agentes pararon a un coche que coincidía con las descripciones de los testigos a unos tres kilómetros de distancia y detuvieron a tres sospechosos. La policía dijo que uno de los sospechosos huyó del coche, pero los agentes utilizando fueron capaces de rastrearla y darle caza.

“El incidente tenía un objetivo claro. No fue al azar. No hubo nada al azar”, dijo el sargento Paul Parizek.

El programa Starts Right Here, que ayuda a los jóvenes en situación de riesgo en los grados 9-12, fue fundada por Will Holmes, un rapero cuyo nombre artístico es Will Keeps. “La escuela está diseñada para ayudar a los niños que más lo necesitan”, explicó Parizek.

La Greater Des Moines Partnership, la organización de desarrollo económico y comunitario de la región, afirma en su página web que Keeps llegó a Des Moines hace unos 20 años procedente de Chicago, donde “vivió en un mundo de bandas y violencia” antes de encontrar la curación a través de la música.

El enésimo tiroteo en EU ocurre un día después de que otra masacre a balazos, a manos de un anciano de origen chino que luego se suicidó, acabara con la vida de 11 personas que celebraban en una discoteca de la ciudad de Monterey Park, a 15 kilómetros al este de Los Ángeles las festividades del Año Nuevo chino.