Interpol niega a Ecuador el arresto y extradición de Rafael Correa en Bélgica

La Justicia ecuatoriana recibió ayer un jarro de agua fría con la notificación de Interpol de que no procederá al arresto y extradición desde Bélgica del expresidente Rafael Correa, requerido por su presunta implicación en el caso de secuestro de un político opositor en 2012.

El exmandatario, en una entrevista con la agencia EFE, calificó la decisión de “humillación” para su país, y afirmó que es reflejo de la “persecución” que él y sus seguidores están, supuestamente, sufriendo a manos del actual gobierno de Lenín Moreno.

La Corte Nacional de Justicia ecuatoriana anunció la decisión, pero alegó que todavía es susceptible de “revisión”, mientras que el expresidente aseguró que es “final”.

La notificación de Interpol rechaza la alerta roja contra Correa que solicitó este pasado 7 de noviembre la Justicia ecuatoriana para la localización y arresto del expresidente, que reside en Bélgica desde junio de 2017, poco después de dejar el poder en manos de sus sucesor y ahora rival político, Moreno.

Correa agregó que aunque está satisfecho, la resolución demuestra la “grave situación del estado de derecho” en Ecuador, donde, dijo, no hay siquiera una “Corte constitucional”; agregó que a los actuales dirigentes del país “la patria no les importa”, y les acusó de haber “desmantelado el estado de derecho” e iniciado una “represión”.

La justicia ecuatoriana persigue a Correa y a tres personas más por el secuestro, durante unas horas, del excongresista Fernando Balda en Bogotá, Colombia, hace seis años. Según su versión, el expresidente habría ordenado el plagio del exdiputado opositor.

Balda también reaccionó a la noticia, y tildó de “infausta”  la decisión de Interpol, y consideró que eso “resta credibilidad” a la organización.

Compartir esta información desde los siguientes enlaces:

También te podría gustar...