Denuncian que el régimen cubano ha arrestado a 537 personas tras las protestas

En medio del silencio de la dictadura castrista y con el internet de datos cortado en toda la isla desde el domingo 11, día de las históricas protestas contra el gobierno, los activistas han tenido grandes dificultades para documentar el número de detenidos tras las manifestaciones más importantes en sesenta años de dictadura en Cuba.

Durante y después de las protestas del 11-J, que incluyeron desde manifestaciones pacíficas hasta enfrentamientos con la policía y saqueos en algunas localidades, se produjo una ola de detenciones a los participantes y supuestos instigadores, entre ellos ciudadanos anónimos, artistas, activistas opositores y periodistas independientes.

Sin embargo, el régimen castrista que dirige Miguel Díaz-Canel no ha facilitado ningún tipo de información sobre los detenidos. Lo poco que se supo en los primeros días es que, tres días después de las protestas, un grupo activista logró documentar al menos 100 personas arrestadas o desaparecidas.

Y este martes trascendió nueva información: Un grupo descentralizado de activistas mantiene una lista colaborativa en una hoja de cálculo tipo Excel en la red (porque las redes WiFi sí siguen funcionando) para seguir estos casos, que por ahora suman al menos 537.

Este proyecto colaborativo descentralizado permite, mediante una herramienta que podría ser, por ejemplo, Google Drive, que cada persona introduzca en la tabla de datos la información de una nueva persona, referenciando elementos útiles como la hora del arresto, o el lugar, etcétera.

Entre los detenidos que figuran en la lista hay once menores de edad, incluso se encuentra listado un joven de 15 años.

Según explica la agencia Efe, por lo general a los detenidos se les imputan cargos como «desacato» o «delitos contra la seguridad del Estado. Además, la organización Cuban Prisoners Defenders ha denunciado que muchos de los arrestados son sometidos a la vía del juicio sumario, sin posibilidad de acceder a una adecuada representación legal.

Aunque la lista colaborativa alcanza 537 nombres, esto no significa que todos sigan ahora mismo en dependencias policiales. Tampoco significa que continúen desaparecidos (cabe reseñar que una persona que se sabe que fue arrestada pero no se sabe en qué dependencia policial se encuentra, se considera desaparecida).

Entre los que han sido liberados en los últimos días, algunos no enfrentan cargos y otros, sin embargo, sí se encuentran en situación de arresto domiciliado o libertad con cargos; en ambos casos, a la espera de juicio.

GOLPES Y VEJACIONES

A medida que algunos de estos jóvenes han ido siendo liberados han comenzado a proliferar en redes sociales sus testimonios. Uno de ellos, que espera juicio, es el estudiante universitario Leonardo Romero Negrín, que aseguró haber sufrido golpes y vejaciones durante varios días de detención por participar en una marcha pacífica en La Habana.

El portal La Joven Cuba, un medio de intelectuales de izquierdas del país, reveló su testimonio completo y solicitó una “comisión de la verdad” para investigar presuntos abusos de las autoridades en relación con las históricas protestas.

Otro joven liberado los pasados días declaró a Efe desde el anonimato que no sufrió golpes o vejaciones en prisión –solo durante la protesta- y recibió un trato “normal”, excepto por los molestos y verbalmente agresivos interrogatorios, a veces de madrugada.

LA IGLESIA PRESTA AYUDA

Entre tanto, la comunidad católica de la isla también se mueve para asistir a los arrestados. La Conferencia Cubana de Religiosas/os, que aglutina a todas las congregaciones en Cuba, ha comenzado a prestar asesoría no solo espiritual sino también legal a los familiares de los detenidos.

En el caso de los familiares, sobre todo les ayudan a presentar un recurso de habeas corpus para que sepan en qué prisión están sus seres queridos y sigan el proceso, si bien «la ley cubana no da muchas posibilidades», afirma el cura jesuita Eduardo Llorens, uno de los líderes de esta iniciativa.

«Nos hemos movilizado porque son muchas personas. Se calculan en varios cientos y cuidado que no sean miles”, zanjó Llorens.

CRÍTICAS DE BACHELET

Por otra parte, la alta comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió esta semana la urgente liberación de los arrestados, además de una investigación que permita sancionar a quienes hayan cometido abusos.

¿NUEVAS DAMAS DE BLANCO?

También ha comenzado a difundirse un llamamiento, firmado por parte del recién creado «Movimiento Madres» a que salgan a la calle este miércoles en todo el país «todas las madres, tías, hermanas, novias y abuelas» cuyos familiares «hayan fallecido, estén heridos o desaparecidos desde el 11 de julio».

Este colectivo remite a las Damas de Blanco, que son las esposas y familiares de los 75 disidentes encarcelados durante la ola represiva de 2003 conocida como «Primavera Negra», que durante años se manifestaron pacíficamente para pedir su liberación.

Compartir esta información desde los siguientes enlaces:

También te podría gustar...