Cohete chino está ‘descontrolado’ y nadie sabe dónde caerá


El Pentágono prevé que un cohete chino vuelva a entrar en la atmósfera de la Tierra el sábado próximo, aunque considera que es demasiado pronto para predecir dónde aterrizarán los escombros.

El secretario de Defensa, Lloyd Austin, recibe información periódica sobre la trayectoria del núcleo del cohete Long March 5B, declaró este miércoles a la prensa el portavoz del Pentágono, John Kirby.

Sin embargo, mientras el Comando Espacial de Estados Unidos monitorea el cohete, Kirby dijo que hay poco que los militares puedan hacer al respecto en este momento.

“No tenemos suficiente fidelidad de información en este momento sobre el reingreso y cómo se verá eso para hablar de acciones específicas de una forma u otra. Estamos demasiado lejos en este momento para comenzar a especular sobre lo que podría estar a la vista aquí”, indicó.

El 29 de abril, el cohete puso en órbita con éxito una parte de la primera estación espacial china. Se trató de un módulo principal que albergará a astronautas en el largo plazo y que es considerado un gran hito en la carrera espacial del gigante asiático.

El módulo Tianhe, o “Armonía celestial”, despegó a bordo del cohete Long March 5B desde el Centro de Lanzamiento Wenchang, y es el más reciente éxito de un programa chino que ha cumplido varias de sus crecientes ambiciones en los últimos años.

Minutos después del despegue, la cubierta protectora se abrió para exponer el Tianhe en la parte superior de la parte central del cohete, con los caracteres ‘China Manned Space’ inscritos en el exterior.

Al menos 12 astronautas se están entrenando para volar y vivir en la estación, entre los que hay veteranos con experiencia en vuelos espaciales, debutantes y mujeres. La primera misión tripulada, Shenzhou-12, está prevista para junio.

Esta semana, el 18° Escuadrón de Control Espacial del ejército comenzó a publicar actualizaciones diarias sobre la ubicación del cohete en www.space-track.org.

A diferencia de la mayoría de los vehículos de lanzamiento de primera etapa, que normalmente envían sus cargas útiles a la órbita e inmediatamente vuelven a la tierra en un área planificada previamente, el cohete chino también entró en órbita y analistas creen que ahora está cayendo.

El problema de los desechos espaciales se ha ido intensificando a medida que las naciones y las empresas privadas aceleran el despliegue de satélites terrestres en miniatura y bajos.

En la mayoría de los casos, los satélites y los desechos espaciales que vuelven a entrar en la atmósfera tienden a quemarse antes de golpear la Tierra, o se dirigen a los océanos.

‘Es de interés común para todas las naciones actuar responsablemente en el espacio, para garantizar la seguridad, la estabilidad, la seguridad y la sostenibilidad a largo plazo de las actividades en el espacio exterior’, declaró Jen Psaki, secretaria de prensa de la Casa Blanca.

Compartir esta información desde los siguientes enlaces:

También te podría gustar...