Paola Longoria y México 4 oros en accidentada jornada de raquetbol

Con una soberbia actuación de la reina del raquetbol Paola Longoria en Lima 2019, que ganó dos medallas de oro en singles y dobles femenil junto a Samantha Salas, el accidentado triunfo de Rodrigo Montoya sobre Álvaro Beltrán y la victoria en el dobles varonil, México llegó a 26 oros, con lo que supera los 23 que logró en Mar del Plata 1995, la mejor cosecha panamericana fuera de nuestro país.

El equipo mexicano de raquetbol tuvo una gran jornada en la que sumó cuatro preseas doradas a la delegación tricolor en Lima 2019, con un categórico triunfo de Longoria, quien dominó 2-0 a la argentina María José Vargas, con parciales de 15-7 y 15-9, aunque hubo momentos en que se le complicó el partido a la potosina.

La mexicana tuvo algunos contratiempos que supo resolver, y aunque en lapsos del juego pareció desesperarse, lo tomó con serenidad para no perder la concentración y superar a la boliviana, naturalizada argentina, en especial en el segundo set, cuando Longoria estaba abajo por cuatro puntos.

Además de conservar el cetro de hace cuatro años, la mexicana se hizo de la triple corona, tras sus triunfos consecutivos que iniciaron en Guadalajara 2011, Toronto 2015 y Lima 2019, fruto de duro entrenamiento de entre cinco horas y 14 días previos a JP, prácticas de siete horas diarias.

“Cuando llegue el momento del retiro,  puedo dejar un poco la vara alta para las demás generaciones y que venga una campeona igual que yo y que tenga esa hambre de triunfo, no sé si sean mis últimos panamericanos, pero siempre de alguna u otra manera, cuando esté compitiendo me quiero retirar en unos Panamericanos”, destacó.

Longoria y Salas ganan en dobles femenil. Otro oro para México en la edición XVIII de los JP Lima 2019 fue conseguido por Longoria y Samantha Salas, que refrendaron el título logrado en Toronto 2015 y Guadalajara 2011, al derrotar a las guatemaltecas María Rodríguez y Gabriela Martínez por 3-1 y parciales de 11-5, 15-5, 11-15 y 11-5.

Las mexicanas salieron como amplias favoritas, y aunque pasaron algún apuro por el gran esfuerzo de las centroamericanas, finalmente la dupla mexicana se impuso y lograron el tercer metal dorado panamericano consecutivo.

Salas reconoció que una lesión de hace dos años la mantuvo un poco desmotivada por una reconstrucción de hombro, que la llevó a una rehabilitación que la alejó de las canchas por espacio de nueve meses, pero aun así decidió regresar con nuevos bríos y este es el resultado del esfuerzo.

Compartir esta información desde los siguientes enlaces:

También te podría gustar...