Con NutrIMSS se promueven hábitos saludables para prevenir enfermedades crónicas

A través de la estrategia NutrIMSS, el Seguro Social busca brindar asesoría a todas aquellas personas interesadas en reducir aquellos kilitos de más que han acumulado por el confinamiento ocasionado de COVID-19.

La recomendación en primera instancia es seguir un plan de alimentación saludable para lograr reducir la masa corporal.

El doctor Diego Balcón Caro, coordinador de Programas Médicos en Nutrición de la División de Promoción de la Salud, señaló que si los pacientes siguen las indicaciones de alimentación y ejercicio conforme las recomendaciones, pueden perder un kilogramo por mes, sin consecuencias nocivas a la salud, con lo que en un periodo de cuatro meses se podría recuperar el peso que tenían previo a la pandemia y continuar la pérdida de kilos extra”, afirmó.

Para alcanzar este objetivo, en la estrategia NutrIMSS “Aprendiendo a comer bien”, se hacen una serie de recomendaciones recomienda combinar ejercicios de fuerza y cardiovascular en espacios abiertos, con sana distancia, higiene de manos y uso de cubrebocas.

Dijo que otro componente de la estrategia NutrIMSS son las sesiones educativas grupales donde se orienta a los pacientes sobre habilidades para llevar una alimentación saludable y lograr el control de sus enfermedades crónicas; estas actividades sólo se realizan en entidades con semáforo epidémico en color verde.

El especialista del Seguro Social comentó que otra recomendación es realizar actividad de tipo cardiovascular, es decir, caminar, correr, andar en bicicleta, y ejercitar zonas musculares en brazos, tronco y piernas.

Balcón Caro añadió que el IMSS desarrolla el proyecto “Pierde kilos, gana vida” en su fase piloto en algunas Unidades de Medicina Familiar (UMF), el cual tiene por objetivo que derechohabientes con sobrepeso y obesidad reciban atención integral por el médico familiar, nutricionista y, en algunos casos, por personal de Psicología.

En este mismo sentido, recordó que los malos hábitos se agravaron en este periodo de cuarentena por una mayor disposición de los alimentos, generalmente altos en carbohidratos”, además, disminuyó considerablemente el nivel de actividad física, los desplazamientos a los centros de trabajo o instalaciones escolares, ante lo cual, recordó que la actividad física es fundamental para evitar o contener el avance de enfermedades crónicas como obesidad, diabetes e hipertensión arterial.

Recomendó a la población realizar ejercicio en casa, al menos 150 minutos de ejercicio a la semana, con la recomendación de extenderse a una hora de entrenamiento continuo, la mayor cantidad de días a la semana-, y si lo hacen en espacios abiertos la sugerencia es practicarlo en espacios y horarios poco concurridos, respetar la sana distancia, llevar alcohol gel, toallas desinfectantes y procurar no retirarse el cubrebocas para reducir la posibilidad de contagio de COVID-19.

Compartir esta información desde los siguientes enlaces:

También te podría gustar...