Con 639 defunciones más, México llega a 46 mil fallecidos por COVID-19

Con todos los indicadores de contagio de COVID-19 al alza, este jueves se reportaron 639 defunciones con lo que el número de víctimas a nivel nacional ascendió a 46 mil decesos, en tanto que los casos confirmados también aumentó en 7,730 casos para ubicarse en 416,179.

Asimismo, en el reporte difundid por el director general de Epidemiología, José Luis Alomía se observa que el número de casos sospechosos también aumentó en 604 personas para ubicarse en 90,582, y los casos estimados alcanza ya los 458,688 casos con un aumento en 8,118, así como los casos estimados activos que suman ya 50,079 al haberse identificado 1,529 personas que contrajeron el virus en los últimos 14 días.

La ocupación de camas de hospitalización general es del 47 por ciento es decir 14,240 camas ocupadas y están disponibles 16,270 de un total de 30,510, aunque los estados de Nayarit Nuevo León y Tabasco registran niveles de ocupación de 76 75 y 72 por ciento, respectivamente.

Asimismo, la ocupación de camas con ventilador para pacientes graves es de 3,922 es decir, 38 por ciento, y están disponibles 6,376 camas, de un total de 10,298, aunque los estados de Nuevo León, Tabasco y Puebla registran niveles de ocupación de 65, 62 y 59 por ciento, respectivamente.

Respecto al desencuentro que tuvo la tarde de este jueves en reunión con los gobernadores, el subsecretario de Prevención de Prevención y Promoción de la Salud, señaló que no hubo ningún amago, que jamás lo hubo, y argumentó que sólo ejerció las facultades que la ley le confiere en su carácter del cargo que desempeña.

“No hubo amago, no va a haber amago nunca, lo hemos dicho una dos tres ochenta las veces que sea necesario, la manera en que actúa el gobierno de México no es a través de amagos… Nuestro modelo referencial de actuar es con base en la ley, por el diálogo, no por la fuerza”.

En una larga exposición para argumentar lo que ocurrió la tarde de ayer, en la que trascendió que el funcionario amenazó a los gobernadores con aplicar sanciones administrativas y penales si cambian el semáforo de vigilancia epidemiológica, de rojo a cualquier otro color, al plantearles que podrían incurrir en responsabilidades, si no toman las medidas necesarias para el cuidado de la salud de la población, López-Gatell señaló que ello fue con base en las facultades que le confiere la Ley General de Salud, desde su creación en 1984 “cuando yo estaba en la secundaria”, al tiempo que aclaró que el semáforo epidemiológico “sigue vigente”.

En este mismo tema del semáforo y la reactivación de la economía, el funcionario indicó que si se abren los negocios e inicia el desconfinamiento, se reactivará la economía, “pero inescapablemente tenemos un mayor riesgo de rebrote en cada uno de los 32 estados del país”, tal como ha ocurrido en otros países, citó, como: Francia, Alemania, España, Italia, Reino Unido, Singapur, Japón, China, “tenemos que ser muy conscientes de esto. Ojalá la sociedad vea con claridad esto: si se abre hay riesgo de rebrotes, pero si no se abre la economía no se empieza a recuperar y empieza a ver efectos muy profundos sobre el bienestar social”.

Compartir esta información desde los siguientes enlaces:

También te podría gustar...