Manifestantes de Hong Kong culpan a policía por la muerte de un estudiante


Un estudiante universitario de Hong Kong que cayó de un estacionamiento luego de que la policía empleó gases lacrimógenos en choques con activistas antigubernamentales murió este viernes, un suceso inusual en los cinco meses de protestas. El deceso alimentó la indignación hacia las autoridades del territorio semiautónomo chino.

El joven de 22 años falleció este viernes en la mañana, informó la autoridad hospitalaria de la ciudad, que no ofreció más detalles.

Unos mil manifestantes enmascarados recorrieron el atestado distrito central de la ciudad a mediodía cantando “Disuelvan la fuerza policial”, “Pueblo de Hong Kong, venganza” y “Una deuda de sangre debe pagarse con sangre”. Algunos llevaban flores blancas y carteles con el lema “Hong Kong es un estado policial”.

Los inconformes reclamaron justicia para Chow Tsz-Lok e insultaron a varios agentes presentes en el lugar acusándolos de “asesinos”.

“Su muerte nos recuerda que no podemos rendirnos”, comentó un manifestante a una televisora local.

Aunque por el momento no se ha determinado la causa de la caída, el accidente agravó la ira hacia la policía, que ha sido acusada de emplear tácticas duras como el uso generalizado de gas lacrimógeno y espray de pimienta desde el inicio de las movilizaciones prodemocracia en junio.

Medios locales reportaron que Chow estuvo en coma y sufría daños cerebrales desde que fue encontrado a primera hora del lunes tendido en un charco de sangre en el segundo piso del estacionamiento. La policía cree que cayó desde una planta superior, pero las cámaras de seguridad lo captaron.

Minutos antes, las imágenes de televisión mostraban a agentes antimotines disparando gas lacrimógeno hacia el edificio después del lanzamiento de objetos a los agentes que trataban de dispersar a la multitud. La policía no descarta la posibilidad de que estuviese escapando del gas, pero destacó que se lanzó desde lejos. Las autoridades negaron que los agentes tirasen al joven y demorasen la llegada de los servicios de emergencias.

El gobierno expresó su “gran pesar” por el deceso de Chow pese a haberse sometido a una operación y a tratamiento.

Desde el inicio de las protestas se han registrado apenas unas pocas muertes. Hubo reportes previos de decesos por suicidio y un hombre falleció al caer cuando colgaba pancartas prodemocracia en un edificio. El mes pasado, dos adolescentes resultaron heridos cuando policías dispararon sus armas en defensa propia en dos incidentes separados, pero ambos se han recuperado.

El conocido activista Joshua Wong manifestó que la muerte de Chow hace que el reclamo para investigar la conducta policial sea más crucial que nunca.

“La reforma de la fuerza policial de Hong Kong se ha convertido en una gran demanda de la sociedad. Obviamente, la policía de Hong Kong tiene que rendir cuentas por la muerte de Chow”, dijo Wong a reporteros en el exterior de un juzgado.

En la Universidad de Ciencia y Tecnología, compañeros de Chow se manifestaron durante la semana y el jueves interrumpieron una ceremonia de graduación. El presidente de la institución se emocionó al anunciar la “trágica” muerte de Chow este viernes, en el segundo día de la convocatoria. Los asistentes guardaron un minuto de silencio en pie.

Las movilizaciones comenzaron por un proyecto de ley de extradición, ahora archivado, que permitiría trasladar a algunos sospechosos a la China continental y que muchos consideraban una interferencia de Beijing en los derechos garantizados a Hong Kong cuando la excolonia británica pasó a manos chinas en 1997. Los objetivos del movimiento de ampliaron para incluir demandas como la elección directa del jefe territorial.

Compartir esta información desde los siguientes enlaces:

También te podría gustar...