Gobierno de Trump ‘echa para atrás’ suspensión de visas para estudiantes extranjeros


El Gobierno de Estados Unidos retrocedió de una confrontación con Harvard y el MIT por las visas para los estudiantes extranjeros que solo toman clases en línea, poniendo fin a un tenso enfrentamiento que podría haber enviado a miles de estudiantes de vuelta a sus países de origen y dejaba a las universidades luchando para planificar para el otoño.

La jueza de distrito Allison Burroughs anunció este martes que Estados Unidos había acordado con Harvard y el MIT rescindir una nueva política que requiere que los estudiantes tomen al menos una clase en persona.

La audiencia tuvo lugar luego de una demanda separada de 17 estados y docenas de escritos presentados en apoyo de la demanda de cientos de universitarios de Harvard y algunas de las empresas tecnológicas más grandes del país.

Harvard llevará a cabo casi todas sus clases en línea en el semestre de otoño, mientras que el MIT tiene un modelo híbrido. Las dos instituciones dijeron en su demanda que el gobierno no había considerado el daño a los estudiantes de la nueva política.

También señalaron el impacto en las empresas, por el papel que juegan los estudiantes extranjeros en la innovación estadounidense y en el producto interno bruto de los Estados Unidos, citando “la pérdida de las decenas de miles de millones de dólares que los estudiantes internacionales contribuyen al PIB de los Estados Unidos cada año”.

Reconocieron que algunos estudiantes podrían, en teoría, participar en clases en línea desde sus países de origen, pero no sin interrupciones graves. Citaron diferencias de zona horaria, internet poco confiable o administrado por el estado y conflictos armados en algunas de las tierras de los estudiantes.

La nueva política también despertó una preocupación generalizada en las universidades que obtienen miles de millones de dólares en ingresos de estudiantes internacionales cada año en un momento en que algunas escuelas emiten reembolsos por cierres en medio de la pandemia y a medida que los sistemas de universidades públicas ven una disminución de los fondos estatales.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos (ICE) dijo en los documentos judiciales que sopesó el impacto en los estudiantes antes de emitir la nueva guía, eligiendo no simplemente volver a sus restricciones anteriores.

Antes de la pandemia, los estudiantes internacionales con visas F-1 debían tomar la mayoría de sus clases en persona, solo se les permitía un curso en línea por semestre. Después de que apareció el virus y algunas universidades dejaron de ofrecer clases en persona, ICE ajustó sus reglas “por el resto de la emergencia”, lo que permitió cursos completamente en línea.

La nueva orden de la semana pasada lo ratificó, requiriendo que los estudiantes de universidades que hayan anunciado modelos en línea, incluidos Harvard y el sistema de la Universidad Estatal de California, se transfirieran o regresaran a sus países de origen.

ICE también sostuvo que una lista completa de cursos virtuales comprometió la seguridad nacional al dar rienda suelta a los estudiantes extranjeros dentro de Estados Unidos.

Cerca de 1.1 millones jóvenes de otros países estudiaban en universidades estadounidenses en el año escolar 2018-19, según datos más recientes del Instituto de Educación Internacional, y alrededor del 30 por ciento de ellos proviene de China. India y Corea del Sur son los siguientes dos países con más estudiantes en EU.

Compartir esta información desde los siguientes enlaces:

También te podría gustar...