EU rechazará a los migrantes legales que reciban ayudas sociales

La persecución de los inmigrantes en Estados Unidos dio ayer lunes un paso más. El Gobierno estadunidense presentó una nueva normativa que permitirá rechazar los permisos de residencia concedidos a migrantes a los que las autoridades consideren una “carga pública” para el país.

La nueva política está dirigida a los migrantes legales que perciban prestaciones gubernamentales como el Medicaid, seguro de salud público destinado a personas con bajos ingresos, vales de ayuda a viviendas o cupones de alimentos. Por ello, la medida afecta a la población migrante más pobre y vulnerable.

Bajo esta nueva ley, un migrante legal que vive en Estados Unidos será definido como “carga pública” si recibe “uno o más beneficios públicos designados” durante más de 12 meses en un periodo de 36 meses.

En una rueda de prensa en la Casa Blanca, Ken Cuccinelli, director en funciones de los Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS, por sus siglas en inglés), puntualizó que “en el caso de recibir dos ayudas públicas al mes, se contará como dos meses”.

“A través de la nueva regla de carga pública, la Administración de Trump está reforzando los ideales de autosuficiencia y responsabilidad personal. Pretende asegurar que los inmigrantes puedan mantenerse a sí mismos y tener éxito aquí en Estados Unidos”, dijo Cuccinelli.

A PARTIR DEL 15 DE OCTUBRE. La norma entrará en vigor a partir del próximo 15 de octubre y con ella la Casa Blanca trata de facilitar el rechazo de las solicitudes de la green card, el permiso de residencia permanente, y de algunos visados. Cuccinelli anunció la medida una semana después de la gran redada contra 680 trabajadores inmigrantes en Mississippi.

Aparte del requisito que afecta a las ayudas públicas que puedan percibir los migrantes, la medida tendrá en cuenta los ingresos anuales de los solicitantes de asilo y si éstos tienen recursos económicos suficientes para asumir sus gastos médicos. También se valorará el nivel de inglés del migrante o si carece de título universitario.

Sin embargo, esta nueva medida no afectará a los migrantes legales usuarios del espectro más bajo del Medicaid, los miembros en activo del Ejército, los menores de 21 y las embarazadas. Los refugiados, asilados y víctimas de violencia doméstica y tráfico de personas que residen en Estados Unidos también quedarán exoneradas de la norma, según informó la Casa Blanca.

MAYORÍA DE ESTADUNIDENSES NO APRUEBA LAS POLÍTICAS MIGRATORIAS DE TRUMP. El anuncio de recrudecer los requisitos para solicitar la green card coincide con un estudio publicado por el Pew Research Center ayer lunes, en el que se señala que gran parte de los ciudadanos de EU no apoyan la gestión del presidente Donald Trump respecto a los solicitantes de asilo. Además, la mayoría de los encuestados opina que debería haber una vía para que los migrantes indocumentados permanezcan legalmente en el país.

La encuesta indica que el 65 por ciento consultados cree que la Administración Trump está haciendo una política muy mala o algo mala a la hora de lidiar con el creciente número de demandantes de asilo, frente al 33 por ciento que opina que está haciendo un buen trabajo. Además, un 82 por ciento de los encuestados consideran importante proporcionar servicios sanitarios y condiciones seguras a los migrantes que llegan al país.

Compartir esta información desde los siguientes enlaces:

También te podría gustar...