El derechista Giammattei arrasa en las elecciones en Guatemala

El candidato conservador Alejandro Giammattei logró este domingo ganar la Presidencia de Guatemala a su rival, la ex primera dama Sandra Torres, con el 95.5 por ciento de las mesas escrutadas, 20,166 de 21,099.

Los resultados preliminares del Tribunal Supremo Electoral (TSE) señalaron que el aspirante del partido Vamos sumaba un 58.84 por ciento de los apoyos (1,860,390 de los votos), mientras que la candidata de la socialdemócrata Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) obtenía el 41.17 por ciento (1,301,737 sufragios).

Así, Giammattei se convertirá en presidente el próximo 14 de enero, cuando el actual mandatario, Jimmy Morales, salga del poder. La vicepresidencia recaerá en su compañero de fórmula, Guillermo Castillo.

Más de ocho millones de guatemaltecos estaban llamados a las urnas este domingo para elegir al presidente y vicepresidente que dirigirán el país durante los próximos cuatro años en sustitución de Jimmy Morales, que entregará el bastón de mando el próximo 14 de enero.

Sin embargo, la participación apenas superó el 50 por ciento del electorado, muy lejos de la afluencia que hubo en la primera vuelta, algo que el presidente del TSE, Julio Solórzano, explicó que es “usual”, porque mucha gente no se siente identificada con ninguna de las dos opciones.

En este caso, la animadversión se centraba contra Torres, que cuenta con un rechazo popular de alrededor del 49 por ciento, lo que ya le hizo perder precisamente las anteriores elecciones de 2015 en la segunda vuelta ante Morales.

EJÉRCITO Y PENA DE MUERTE. Giammattei se ha posicionado durante la campaña electoral —su cuarta para aspirar a la presidencia— a favor de una política de mayor dureza contra la delincuencia y el crimen organizado, con una presencia más grande del ejército en el territorio, e incluso ha defendido la necesidad de reintroducir la pena de muerte en Guatemala.

Por otra parte, Giammattei, de 63 años y contrario al derecho al aborto y al derecho al matrimonio igualitario, se ha mostrado crítico con la Cicig, la misión anti­corrupción de la ONU, que cuenta con un 70 por ciento de respaldo popular. Por ello, se da por muerto el proyecto, después de que Morales, que termina su mandato con un 80 por ciento de rechazo, proyectara su disolución para el próximo septiembre.

Compartir esta información desde los siguientes enlaces:

También te podría gustar...