Biden ordena un bombardeo en Siria contra milicias proiraníes

El Pentágono confirmó la noche de este jueves que se llevó a cabo un ataque aéreo estadunidense contra bases de milicianos iraníes en Siria -aliados del dictador Bachar al Asad- y que fueron destruidas “múltiples instalaciones” en el este del país, cercano a la frontera con Irak.

«Bajo la dirección del presidente Biden, las fuerzas militares estadounidenses llevaron a cabo esta noche ataques aéreos en el este de Siria contra la infraestructura utilizada por grupos militantes respaldados por Irán», declaró el portavoz del Pentágono, John Kirby.

Según Kirby, los ataques destruyeron el control fronterizo utilizado por varios grupos militantes respaldados por Irán, incluidos Kataib Hezbolá (KH) y Kataib Sayid al Shuhada (KSS). De momento no está claro si el ataque de EU provocó víctimas o daños materiales.

El Departamento de Defensa explicó que el bombardeo es la respuesta a recientes ataques contra tropas estadunidenses y de la coalición internacional en Irak, con el resultado de un muerto, así como de «continuas amenazas» contra este personal.

«Esta operación lanza un mensaje inequívoco: el presidente Biden actuará para proteger al personal estadunidense y de la coalición. Al mismo tiempo, hemos actuado de una manera deliberada que tiene como objetivo desescalar la situación general tanto en el este de Siria como en Irak», agregó el vocero, en un intento de remarcar que los años de aislacionismo internacional de EU, auspiciados por el expresidente Donald Trump, ya acabaron.

Ataque a la embajada en Bagdad

La embajada de Estados Unidos en Bagdad fue objeto este lunes de un ataque cuando impactaron en el exterior de sus instalaciones en plena Zona Verde dos cohetes tipo Katiusha. Una semana antes, el pasado 15 de febrero, un soldado estadunidense resultó herido y un contratista murió en Erbil, la capital del Kurdistán iraquí, tras el impacto de varios «katiushas», tres de ellos en el aeropuerto de la capital.

Los ataques contra instalaciones estadounidenses en Irak han aumentado desde que Estados Unidos matara en enero de 2020 al poderoso comandante iraní Qasem Soleimaní mediante un bombardeo selectivo en Bagdad, una acción que fue muy criticada por las fuerzas políticas iraquíes y por las milicias proiraníes del país.

De los ataques contra la Zona Verde se suelen hacer responsables grupos armados poco conocidos, pero Washington acusa directamente a Kataib Hizbulá, una milicia iraquí financiada directamente por Irán que Washington ha clasificado como organización terrorista.

La ofensiva, aprobada por el presidente Biden, ha sido limitada, lo que permite reducir el riesgo de una escalada de tensión entre países, especialmente con Rusia, principal aliado internacional de Bachar al Asad.

Compartir esta información desde los siguientes enlaces:

También te podría gustar...