Murió Jaime Humberto Hermosillo el “intimista” del cine contemporáneo en México

El cineasta mexicano Jaime Humberto Hermosillo Delgado, falleció este lunes a punto de cumplir 78 años de edad el próximo 22 de enero. La noticia fue dada a conocer por la secretaria de Cultura de México, Alejandra Frausto.

“Murió Jaime Humberto Hermosillo, uno de nuestros grandes cineastas. Películas como La tarea, Naufragio o María de mi corazón son parte esencial de la filmografía nacional. Descanse en paz”, notificó Frausto a través de su cuenta de Twitter. Añadió que ha ordenado al Instituto Mexicano de Cinematografía y a la Cineteca Nacional “que preparen el homenaje que merece”.

El originario de Aguascalientes, “logró crear uno de los universos fílmicos de mayor solidez dentro de la filmografía mexicana”, asegura la Secretaría de Cultura, a través de la misma red social. “Los inicios de este cineasta se remontan a su infancia, cuando encontró fascinación por los filmes del momento, llevándolo incluso a escapar de su rutina escolar para acudir al popular cine Rex en Aguascalientes”, añade la institución.

En cuanto a su incursión al séptimo arte, se formó académicamente en el Centro Universitario de Estudios Cinematográficos de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

En sus primeros trabajos documentales, Homesick (1965) y S. S. Glencairn (1969), cuestionó la moralidad, a partir de los conflictos familiares y los prejuicios en la sociedad. Pero fue con el mediometraje Los Nuestros (1969) que captó la atención de la crítica especializada, reconociéndolo como una de las promesas de su generación para el cine mexicano.

Sin embargo, su gran debut en la pantalla grande fue con el largometraje La verdadera vocación de Magdalena (1972), protagonizado por Angélica María, la cual fue la primera película mexicana que contó con banda sonora original, compuesta por la agrupación jalisciense La Revolución de Emiliano Zapata. Ambientada en el año del Festival de Rock de Avándaro, la cinta incluye algunas grabaciones reales del icónico magno evento de música.

De acuerdo con información de la Secretaría de Cultura, fue fundador de la Muestra de Cine Mexicano en Guadalajara, considerado como uno de los festivales más importantes de Iberoamérica.

Entre sus películas más sobresalientes se encuentran: La pasión según Berenice (1977), por la que consiguió 5 nominaciones a los Premios Ariel, llevándose el galardón a Mejor Película; Naufragio (1977), nominada en ocho categorías dentro del mismo certamen, de las cuales se llevó 5 galardones el de Mejor película, Mejor dirección, Mejor actriz (María Rojo), Mejor guión y Mejor banda sonora (Joaquín Gutiérrez Heras).

Otras destacadas son María de mi corazón (1979), con el argumento y guión de Gabriel García Marquez; Doña Herlinda y su hijo (1984), la cual significó un avance para el cine nacional, en la apertura a temáticas sobre diversidad sexual que además incluyeran a la comunidad LGBT+; así como La tarea (1990), nominada a un Ariel en la categoría de Mejor actor para José Alonso, y ganadora de la Mención especial en la 17ª edición del Festival Internacional de Cine de Moscú.

En 2013 fue reconocido con la Medalla Salvador Toscano al Mérito Cinematográfico, otorgada por la Cineteca Nacional, la Fundación Carmen Toscano y la Academia Mexicana de Artes y Ciencias Cinematográficas.

“Muchas de las películas de jóvenes realizadores de la actualidad me dejan sorprendido, a mí me hubiera gustado haber tenido el talento y capacidad de poder hacerlas yo. A ese grado admiro el trabajo de los jóvenes que hacen cine para México. Son incluso más desafiantes en sus temas a los que yo logré hacer, o alguno de mi generación”, expresó a Crónica durante una entrevista realizada en 2017, a propósito del estreno de su penúltima cinta titulada Un buen sabor de boca.

Durante su trayectoria se mostró siempre dispuesto a experimentar y hacer uso de todas las herramientas a su alcance para crear filmes que salieran de los convencionalismos, tanto en la parte técnica como temática, por ello la película Un buen sabor de boca fue realizada con un presupuesto de tan sólo 15 mil pesos, y fue exhibida en línea de manera gratuita. A esta cinta le secundó Crimen por Omisión (2018), convirtiéndose en su último trabajo publicado en vida.

“Me doy cuenta que desde mis inicios, yo que me digo nieto de Roberto Rosellini e hijo de la nueva ola, porque de ellos aprendí a hacer un cine con pocos recursos y no necesariamente buscando la perfección, quería algo como esto. Si no hay recursos, de cualquier manera se puede trabajar con actores no profesionales o actores de carrera, y recuerdo que en 1963, en un pedazo de papel escribí uno de los principios de mi juventud. Manifesté que me gustaría hacer un cine intimista”, comentó.

“Mi fantasía era hacer un cine intimista, y que también se pudiera ver de una manera muy personal. Antes, eso no se podía hacer porque todo estaba abierto en la pantalla grande. Estoy seguro que esta película (Un buen sabor de boca) no la verán tres o cuatro personas alrededor de una tablet o de la pantalla de una computadora, sino que la verán de manera individual, y se logrará ese contacto de persona a persona”, continuó.

“Falleció mi maestro —uno de los grandes y una de las personas que transformó la cultura fílmica en Guadalajara. Jaime Humberto Hermosillo siempre un hombre digno, valiente, transgresor y coherente. Ver La Pasion Según Berenice me hizo creer que se podía ser cineasta en provincia”, expresó el director Guillermo del Toro a través de su cuenta de Twitter.

Compartir esta información desde los siguientes enlaces:

También te podría gustar...