Dolor y gloria arrasa en los Premios Platino afectados por la pandemia

“Afortunadamente no estaba nominada Parásitos”, dijo el cineasta español Pedro Almodóvar, luego de triunfar en la séptima edición de los Premios Platino, que reconocen a lo mejor del cine y la televisión que se realiza en Iberoamérica. El manchego se llevó seis de los galardones gracias a su película Dolor y gloria.

El comentario de Almodóvar se refiere a la cinta del surcoreano Bong Joon-hoo, la cual se convirtió en la película sensación del 2019 llevándose los premios principales a la Mejor Película en Cannes, los Globos de Oro y los Premios Oscar, solo por mencionar algunos. De hecho, Parásitos y Dolor y gloria han llevado su competencia desde su estreno en Cannes por lo cual el filme español se quedó a la sombra de los triunfos de la cinta de Jon Hoo.

“Nos seguíamos muy de cerca, yo he estado coincidiendo a lo largo de cuatro meses en Estados Unidos cada semana dos o tres veces con Bong Joon-hoo —el realizador surcoreano de Parásitos— porque estábamos los dos nominados. Iba a decir nos ha robado, pero no voy a decir que nos ha robado porque no nos ha robado nada”, expresó Almodóvar, en una entrevista con la agencia EFE.

Dolor y gloria es una película semiautobiográfica de Almodóvar con una complejidad narrativa exquisita y sensible. Se nos presenta una parte del cineasta desde su introspección y las heridas de su pasado, pero con la memoria como un mecanismo de aceptación. Narra una serie de reencuentros en la vida de Salvador Mallo, un director de cine en su ocaso.

Algunos de ellos físicos, y otros recordados, como su infancia en los años 60, cuando emigró con sus padres a Paterna, un pueblo de Valencia, en busca de prosperidad, así como el primer deseo, su primer amor adulto ya en el Madrid de los 80, el dolor de la ruptura de este amor cuando todavía estaba vivo y palpitante, la escritura como única terapia para olvidar lo inolvidable, el temprano descubrimiento del cine, y el vacío, el inconmensurable vacío ante la imposibilidad de seguir rodando.

“Partía de un material muy íntimo y personal que por alguna razón que no sé quería contarlo, pero temía y pensaba que esta película sería para una minoría de seguidores muy acérrimos, no pensaba que iba a tener esta repercusión”, explicó el cineasta, que suma estos premios al que ya consiguió en 2017, cuando ganó el Platino a Mejor Dirección por Julieta.

El triunfo de Dolor y gloria se da en medio de la crisis sanitaria del Covid-19, por lo cual se ha paralizado el mundo, incluidos los Premios Platino que tuvieron que cancelar su ceremonia de este año, sin embargo, la mañana de ayer se realizó el reconocimiento al cine iberoamericano en una transmisión en línea.

Esta vez no estaba la prometida Riviera Maya como la sede, no hubo discursos de aceptación, ni glamour de alfombra roja, pero sí un simbólico homenaje al cine iberoamericano que da continuidad a la celebración del cine de toda una región que en el nuevo milenio se ha convertido en uno de los más importantes del mundo.

De ahí el valor del triunfo de Dolor y gloria, que se suma a la lista de ganadoras que hoy ya forman parte de la historia del cine contemporáneo: Gloria (Chile), de Sebastián Lelio ganó en la primera edición en el 2014; siguieron Relatos salvajes (Argentina), de Damián Szifrón en 2015; El abrazo de la serpiente (Colombia), de Ciro Guerra en el 2016; El ciudadano ilustre (Argentina) de Gastón Duprat y Mariano Cohn, en el 2017; Una mujer fantástica (Chile), de Sebastián Lelio en 2018 y, el año pasado, Roma (México), de Alfonso Cuarón.

Los galardones que sumó este año Dolor y gloria en los Premios Platino, además de Mejor Película, Guion y Dirección para Almodóvar, fueron los siguientes: Antonio Banderas como Mejor Actor Protagonista; Teresa Font por Mejor Dirección de Montaje; y Alberto Iglesias por Mejor Música Original.

El premio de Mejor Actriz se lo llevó la brasileña Carol Duarte por A vida invisivel de Euridice Gusmao, un sensible drama sobre dos hermanas que luchan desde la adolescencia por reencontrarse luego de ser separadas por las tradiciones familiares costumbristas. Un filme tan desgarrador como emotivo. Para Brasil también se fue el premio del Mejor Documental para Democracia em vertigem, de Petra Costa.

Los otros premios en cine fueron para la colombiana Monos, que se llevó los de Mejor Dirección de Fotografía para Jasper Wolf y Mejor Dirección de Sonido para Lena Esquenazi; a España también se fue el de Mejor Dirección de Arte para Juan Pedro de Gaspar por Mientras dure la guerra y Costa Rica se llevó el Premio al Cine y Educación en Valores por la cinta El despertar de las hormigas de Antonella Sudasassi.

México no se fue con las manos vacías pues la cineasta Lila Avilés se llevó el reconocimiento a la Mejor Ópera Prima, por su trabajo en La camarista. Además de Cecilia Suárez, quien ganó en los apartados televisivos el de Mejor Actriz en una Miniserie o Teleserie por su trabajo en La casa de las Flores.

En los premios de TV, España también se llevó los máximos premios, pues la Mejor Miniserie fue para La casa de papel, que también le dio el premio de Mejor Actor a Álvaro Morte por su popular personaje de El Profesor y el de Mejor Actriz de Reparto para Alba Flores, conocida por su papel de Nairobi. Argentina se llevó solo el de Mejor Actor de Reparto para Gerardo Romano por El marginal III.

Compartir esta información desde los siguientes enlaces:

También te podría gustar...