FGR investiga a Peña Nieto por lavado de dinero

Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador se pronunciara este martes por el que la Fiscalía General de la República (FGR) informara sobre el estado que guardan las denuncias contra expresidentes de México, porque ni él ni su gobierno son cómplices de la corrupción, en el órgano autónomo de procuración de justicia federal se tienen en proceso al menos tres carpetas de investigación contra Enrique Peña Nieto, una de ellas por lavado de dinero y otra por enriquecimiento ilícito.

La FGR desarrolla los procedimientos de investigación en diversas carpetas por la presunta comisión de delitos federales por parte del expresidente, quien gobernó México en el sexenio 2012-2018.

Una de esas investigaciones incluye diversas denuncias en las que se encuentra involucrada la empresa OHL, tanto en delitos de carácter electoral, como patrimoniales. -«En esta investigación los avances permitirán judicializaciones en los meses próximos», señaló el órgano autónomo.

Aunado a esto, en la FGR existe una carpeta de investigación más por enriquecimiento ilícito, en la cual los dictámenes fiscales y patrimoniales se están desahogando a través de las instituciones correspondientes y de los peritos especializados en la materia.

El órgano autónomo indicó que en la medida que la ley lo permita se informará respecto al avance de las indagatorias, luego de que hace menos de un mes el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) revelara durante la conferencia matutina de López Obrador que el antecesor de éste creó una red familiar para realizar transferencias millonarias, lo que le han permitido vivir en zonas de alta plusvalía en España.

Enrique Peña Nieto respondió a través de cuenta de Twitter que todo lo obtenido era legal.

Este martes, al ser cuestionado sobre el seguimiento a las investigaciones contra el exmandatario priista, Andrés Manuel López Obrador reiteró que está en manos de la FGR el caso, además de asegurar que ni él ni su gobierno son cómplices de nadie, aunque aclaró que él tampoco promueve esas denuncias.

“No podemos ser cómplices nosotros, eso es lo que quisieran nuestros adversarios, el tener elementos para decir: ‘Son iguales’. No, no somos iguales. Nosotros no establecemos relaciones de complicidad con nadie. Yo estoy aquí por decisión del pueblo de México”, reiteró el mandatario.