Una doble operación de cadera, la última con la implantación de una prótesis que ha salvado su carrera deportiva, apartó al británico Andy Murray del llamado ‘Big 4’, que se convirtió en ‘Big 3’ porque se alejó aún más de Roger Federer, Rafa Nadal y Novak Djokovic, en otra categoría con el respecto al doble campeón de Wimbledon, vencedor del US Open en 2012, de la Copa Davis y doble campeón olímpico.

El británico Andy Murray a sus 33 años y 115 del mundo, que viene de superar una lesión de pelvis en 2019, protagonizó una brutal remontada en el Arthur Ashe Stadium para conseguir su primera victoria en un Grand Slam individual en dos años, desde el US Open 2018.

Murray enseñó que no sólo merece un puesto en la historia por su palmarés, sino que incluso mayor es su espíritu de superación. Este martes levantó un encuentro imposible ante el japonés Yoshihito Nishioka, 24 años (49 ATP), a quien superó por 4-6, 4-6, 7-6 (7-5), 7-6 (7-4) y 6-4 en 4h.38’, remontando bola de partido con 5-6 en la cuarta manga, rehaciéndose de un break en contra en el quinto set.

Murray, a lo ‘Braveheart’; Nishioka, en ocasiones asustado por la fama de su rival, número uno mundial en su mejor temporada, 2016, cuando ganó 78 individuales. No tardó en agravarse los males de su cadera derecha.

Le espera más batalla el jueves en segunda ronda, ya que puede cruzarse con el canadiense Felix Auger-Aliassime, que se las ha de ver con el brasileño Thiago Monteiro.

La historia de Murray es remarcable. En 2016 ganó 78 partidos y desde entonces hasta ahora ha jugado 69. Veremos de qué es capaz en Nueva York.

Compartir esta información desde los siguientes enlaces:

También te podría gustar...